Para la Nueva Angelet, que se que tenemos ya.

martes, 13 de octubre de 2009

TESORO DE "EL CARAMBOLO"

NOMBRE DE LA PIEZA: Tesoro de El Carambolo

PROCEDENCIA: El Carambolo (Camas, Sevilla)

DIMENSIONES: 2950 gr

CRONOLOGÍA: 1º Mitad s. VI a.C.

MATERIAL DE LA PIEZA: oro de 24 kilates

DESCRIPCIÓN: Tesoro compuesto de 21 piezas, que constituye un conjunto de gran unidad técnica y estilística, repartido en cuatro joyas: un collar, dos brazaletes, dos pectorales y dieciséis placas.

El Carambolo se encuentra situado entre los cerros dee San Juan de Aljarafe y el de Santa Brígida, en Camas a tres kilómetros de Sevilla.

El día 30 de septiembre de 1958, en los terrenos de la Real Sociedad de Tiro de Pichón de Sevilla, y en el curso de unas obras de ampliación para el torneo internacional, Alonso Hinojos del Pino descubrió un objeto metálico que era uno de los brazaletes de oro de 24 quilates.

El tesoro está formado por 21 piezas de oro de 24 quilates, con un peso total de 2.950 gramos. Joyas profusamente decoradas. Este conjunto esta formado por:

1. Un collar, con un peso total de 260 gramos, con dos ramas de cadenas cada una de 30 centímetros de longitud, terminadas en una anilla y un travesaño; un pasador fusiforme, de 5 centímetros de longitud; 16 pequeñas cadenitas, de unos 4 centímetros; 7 colgantes con aspecto de sello signatario. Falta un octavo colgante Los siete colgantes restantes forman por su decoración tres grupos de 4, 2 y 1 piezas. La decoración consiste en unos filetes soldados sobre el presunto chatón, su cápsula y la placa que lleva casi todo el espacio oblongo del anillo; dibujando zonas de triángulos o de dobles arcos en las plazas encabalgados, o de discos con un botón central. Estos filetes se diría destinados a limitar zonas de color como las de un esmalte tabicado; pero sólo en dos espacios de la placa de tipo único aparecen vestigios de color azul que son la única nota de policromía. El pasador fusiforme lleva dentro un cilindro, sobre el que puede correr, en el que se insertan por un lado los dos ramales de la cadena principal, y por el otro las 16 pequeñas cadenitas. En las capsulas de los chatones hay zonas de fino granulado.

Dos brazaletes cilíndricos de unos 10 centímetros de altura por 12 de diámetro, con un peso de 550 y 525 gramos respectivamente. Dos pectorales, en forma de "galápagos" o antiguos lingotes de metal, con peso de 245 y 200 gramos, el mayor con 19 centímetros de medida diagonal.

Ocho placas de 9 por 5 centímetros, construidas de forma semejante, con dos láminas de metal algo separadas y unidas por remaches, la una casi lisa, apenas con unas líneas resaltadas en el sentido de la dimensión menor, la otra. Las ocho placas tienen un peso de 380 gramos.

Cuatro placas de aspecto general semejante, algo mayores, de 11 por 6 centímetros, con un peso total de 453 gramos. La decoración es idéntica a la de los brazaletes.

Otras cuatro placas, semejantes a las anteriores, de 11 por 4,5 centímetros y 320 gramos de peso total.

El Tesoro del Carambolo, un conjunto de piezas de oro de origen fenicio, ha estado rodeado de fascinación desde hace medio siglo. Su hallazgo en Camas (Sevilla) supuso, a finales de los años cincuenta, un hito en la historia de la arqueología española. La exposición El Carambolo. 50 años de un tesoro vuelve a sacar a la luz este conjunto de piezas después de nueve años.

El tesoro ha estado hasta ahora depositado en la caja fuerte de una entidad bancaria. La exposición, que ha sido inaugurada esta mañana, estará abierta en el Museo Arqueológico de Sevilla hasta enero de 2010. La muestra incluye las 21 joyas originales del tesoro (collar, brazaletes, colgantes y plaquetas), junto a otras piezas procedentes de otras colecciones museísticas que trazan un recorrido por la protohistoria del sur de la península Ibérica.

Tras las investigaciones llevadas a cabo en los últimos años, el tesoro del Carambolo ha dejado de ser el paradigma de una realidad tartésica. Se ha descubierto que el lugar donde fue hallado es un santuario dedicado a Astarté y Baal, los dioses mayores de los fenicios. El tesoro ha sido reinterpretado como el ajuar del sacerdote de ese santuario.

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sanchez Monteseirín, ha asegurado este viernes en la inauguración de la exposición El carambolo, 50 años de un tesoro que éste no volverá a guardarse en una caja de seguridad donde ha permanecido encerrado durante más de 30 años.

Ante la polémica existente en torno al porvenir de este tesoro de 21 piezas huecas de oro de 24 quilates, que permanecerá durante 7 meses expuesto en el Museo Arqueológico del parque de María Luisa, el alcalde ha querido resaltar que “una caja de seguridad no es el sitio adecuado para una joya de este calibre”.

En este sentido, Monteseirín añadió que en este 50 aniversario del descubrimiento de ”estas piezas que describen el origen de nuestra cuidad” ha cambiado la ”percepción de la cultura”, que se entiende ahora como “un arte que debe ser disfrutado por todos los habitantes que la conforman”. Basándose en este último argumento el alcalde confirmó “que es el momento de sacar este tesoro a la luz” después de que en el año 1978 el Ayuntamiento retirara El Carambolo de la exposición permanente en la que se encontraba y la almacenara en una cámara de seguridad de la fundación Cajasol.


Historia de Camas, Sevilla

El Centro de Camas, Al Fondo la Iglesia principal

Monumento Al Toreo

El Aljarafe, ya desde épocas prehistóricas y debido a sus inmejorables condiciones físicas, ha sido un lugar muy apropiado para los asentamientos humanos. Camas concretamente está situada en el valle que forma una de las terrazas fluviales que con el tiempo ha ido excavando el Guadalquivir, y por su cercanía a Sevilla y a Itálica, ha sido siempre, si no una ciudad (no se ha encontrado un volumen de vestigios suficiente como para apoyar esta hipótesis), sí un lugar de paso y parada de los viajantes, una puerta o acceso a dichas ciudades, con sus núcleos de población correspondientes.

Aunque sobre el lugar no existe historiografía anterior al documento que recoge el reparto de tierras tras la conquista de Sevilla en 1248 a cargo de Fernando III, los restos arqueológicos y la tradición popular nos llevan a plantearnos una serie de hipótesis que llenarían el vacío historiográfico hasta esa fecha.

Así, los primeros asentamientos humanos buscarían las pequeñas alturas de esta vega fluvial por temor a las crecidas del río, y esto explicaría los restos protohistóricos encontrados pertenecientes a un período que va desde el Paleolítico Inferior hasta el Calcolítico.

Tartessos es el nombre de esta primera civilización cuyos poblados se asentaron en torno al río. Uno de estos poblados, como podemos deducir de los restos encontrados en el Cerro del Carambolo, elegiría la zona que hoy ocupa Camas para vivir.

La tradición popular se ha encargado de rellenar las extensas lagunas en la historia de la localidad creando leyendas basadas en conjeturas sin mucho rigor que algún día formularan los eruditos sobre la presencia romana y musulmana. El origen musulmán de la localidad es la leyenda más extendida, ya que es con la que los habitantes explican el nombre de la ciudad: "Camas procede de Al-Kama, un rico hacendado musulmán que estableció una alquería en estas tierras", reza la tradición.

En el siglo XVII , el Conde Duque de Olivares Gaspar de Guzmán adquiere Camas y va a pertenecer a sus sucesores hasta que la Constitución de 1812 suprima los señoríos. Por estas fechas a Camas le es reconocida su condición de villa.

La vida rural que respira la ciudad hasta entonces se ve trastornada a finales de siglo con la construcción de la vía férrea. Esto propicia, durante el siglo XX, la industrialización de la ciudad con el surgimiento de algunas fábricas, y como consecuencia, la sustitución de los viejos sistemas de producción artesanales por otros más acordes con el cambio de era. Otra consecuencia de este cambio es el vertiginoso crecimiento que experimenta la población, llegándose a triplicar a mediados de siglo. En 1974, aún en dictadura, le es reconocida la condición de ciudad al municipio de Camas (anteriormente villa) y el grado de Excelencia a su Ayuntamiento.

El collar del Carambolo

Bodegón de fruta

Bebe y pajarito


día de Reyes 2009